Bolsa de Valores

El primer dato llegó muy temprano y entre sueños, y de ahí la suerte que corriera. Entrado el mediodía, nos cruzamos nuevamente. Una vez más, desvié la mirada todo lo que pude (tal vez este haya sido otro error) No mucho después, y antes del té, nos vimos una vez más, y ya no aguanté.

"Polémica entre los familiares de las víctimas por el regreso de Callejeros"

Eran muchas las palabras y sensaciones que pugnaban por ganar el aire: traté de ordenarlas. Pensé en los distintos tipos de libertades, pensé en verguenzas, pensé en caras, familias, llantos, responsablidades, consciencias, inconsciencias, remordimientos, culpas y cukpables. Intenté onerme en distintos lugares: en el del músico, en el del que fue y volvió, en el del que no volvió, en el del que iría si tocaran, en el del familiar, en el del organizador, en fin, en mli lugares.Y de golpe caí en la cuenta de que estaba intentando ser justo. Y entonces pensé que no quería ser justo. No quería ver qué podía o no hacerse. No quería ver derechos y obligaciones. Quería ver qué haría la gente si no existieran tantos "derechos y obligaciones".Resulta entonces que, sin el resguardo de nuestras normas y leyes, estamos solos. Solos con nosotros mismos, y nuestros valores. Y entonces resulta fácil ver cuáles son. Y entonces traté de ver cuáles eran. Y me pareció que si estabamos ya en el medio de una polémica, entonces algo antes no había funcionado.Y me pareció que, si unos tipos podían, después de haber estado en el medio de decenas de cadáveres de gente que los había ido a ver, a ellos, a su banda, volver a subirse a un escenario, y volver a poner gente adelante de éste, algo andaba mal. Y pensé que si no te era suficiente a vos mismo con lo vivido como para no querer pisar un escenario nunca más, podías al menos pensar en los familiares de los muertos, o incluso en los familiares de aquellos que no murieron, y tal vez quieran ir de nuevo esta vez (y acá pensé en aquellos que, pese a todo, seguro irían). Y pensé que bastaría con sbaer que uno de ellos no quiere que toque para descartar la idea. Y pensé qué habrá pasado por la cabeza de "el empresario José Palazzo", que, tal cual lo hiciera alguna vez Chabán, salió atrás del billete que unos pobres pibes podían representarle.Y mne di cuenta que estas y tantas otras decisiones sólo podrían ser tomadas por uno mismo, basadas en nuestros valores.Fui ahí que comprendí que eran estos valoeres, los que yo y más de uno tenemos, y ellos no, los que evitan que seamos nosotros quienes vayamos a prenderlos fuego el escenario a ellos.

1 opiniones :

Comentarios origianles dijo...

Leí por lo menos tres veces tu texto, y todavía no estpy del todo segura sobre mi opinión al respecto. como ya dije por ahí está bien escrito y tu opinión siempre es respetable y fundamentada, pero...

algo me queda dando vueltas. creo que tiene que ver con tu "ser o no ser justo". lo primero que me llama la atención es que hayas decidido no serlo. lo segundo es que creo que, de alguna manera, estas siendo justo. y ahí es donde sé que no me voy a expresar todo lo bien que quisiera. pero creo que tratar de buscar los valores éticos y morales más altos para analizar un caso que tanto carece de estos, es tratar de analizar con justicia. y sé que hay algo que no es justicia que se aplica mejor que el termino "justo". me sale la palabra equidad, pero tampoco es esa, pero la voya usar ahora, porque es lo que me viene a la cabeza:

ponerte en el lugar de todos, tratar de entender las versiones de todos, pero quedarse con eso y tratar de que "todos estén bien", sin pensar en si realmente todos merecen estar bien, es ser equitativo.

ponerte en el lugar de todos, tratar de entender las versiones de todos, y, a partir de allí, analizar los resultados con valores éticos y morales, y ver que es lo que le corresponde a cada uno respecto de como actuó previamente, etc., es ser justo.

(porque al fin y al cabo, vivimos en sociedad, o sea que necesitamos un grupo de "normas" en com{un que nos sirvan a todos, porque si no cada uno hace la que se le canta y se acabó. y si esas normas no están basadas en valores éticos y morales, entonces ¿en qué?)

(perdón. sé que no me expreso del todo bien en lo que a términos cívicos y filosóficos se trata. no sé mucho de estos temas y me guío por mi más absoluta intuición. quizás estoy absolutamente confundia, y, en tal caso, me disculpo).

---------------------------------

miércoles, marzo 01, 2006 5:50:29 PM
Imperfecto dijo...
Creo que no quise hablar de justicia porque la justicia es un concenso, y las leyes son convenciones, pero estas deberían, si lo pensamos, decantar de nuestras más íntimas convicciones, las que tenemos como personas y como sociedad. Pero la ley, como ley misma, es incompleta, es complicada, deja baches, y, después de todo, por medio de jurisprudencias y demases vericuetos, está siempre en manos de un señor que la haga cumplir.
Y creí que es demsiado creerse en capacidad de decir qué es justo o no, o de impartir justicia. Pero la conciencia es algo de lo que no podemos deshacernos.
De alguna manera me pareció que dejar de creerse justo era, paradójicamente, lo más justo.


S.

----------------------------------
miércoles, marzo 01, 2006 10:29:50 PM

/profile/10878412 /profile/10878412ironía dijo...

bueno, a eso me refería: no a lo justo como objeto de lo legal, sino a la justicia como resultado de valores éticos y morales. así debería ser, no? ergo, no es que dejar de creerse justo sea lo más justo, sino que lo ser justo es ser justo y lo otro es otra cosa.

no sé si se entiende...

que considero que vos estás siendo justo, y no dejando de serlo. y que creo que eso que consideras }"dejar de ser justo" es caer en un lugar común de ser "equitativo" creyendo que eso es justicia (y vuelvo a repetir lo ya expresado y a usar una palabra que no me convence...)...

-----------------------------------
miércoles, marzo 01, 2006 11:30:39 PM
Juan Solo dijo...
Uf.
No me gusta leer estas cosas en tu blog, Imperfecto; polémicas de revista dominical y bandas feas con nombres feos (¡"Callejeros"!) no tienen nada que hacer en este espacio -a veces sublime- que inventaste. Ya está, te lo dije.
Respecto al tema en sí, te diré que me gustaría compartir esa seguridad tuya (esto es una constante en mi vida) pero, la verdad, no sé si estos pibes debieran dejar de tocar. No sé qué habría hecho yo si en ese local de Once hubieran tocado esa noche Los Vengadores. No sé qué haría de ser seguidor de la banda. No sé.
O sea: no sé.

----------------------------------

viernes, marzo 03, 2006 10:13:54 PM
Subjuntivo dijo...
Bueno, de alguna manera tenés razón: a mí tampoco me gusta leer de esto. Pero en este caso no lo tuve que leer, sino escribir. Pero tampoco me gusta escribir sobre esto. Pero como dije, y si pudiera esto ser usado como excusa lo usaría, de alguna manera no pude evitarlo.
Me justifiqué entonces, después de mucho dudar, pensando que, después de todo, esto tenía que ser un reflejo de lo que quisiera o pudiera escribir, y evitar ponerle tantas censuras.
Pero aún así, pese a todo esto, no dejo de pensar que será algo que no se repetirá.

Gracias.

S.

-----------------------------------

martes, marzo 07, 2006 6:04:24 PM

/profile/10878412 /profile/10878412ironía dijo...
no, gracia'vo'...

jijiji

pd, sí, la letra estña más grande, pero mejor, porque era medio difìcil leer algunos...
martes, marzo 07, 2006 6:48:32 PM

Por Tres Monedas © 2009
design & code Quite Random