Puercos

En un acto desesperado, lo cual lo vuelve entendible, el padre de Paulina, Alberto Lebbos, ofreció 40 mil pesos a quién pueda brindar información fehaciente que permita identificar al asesino de su hija.
A simple vista, la idea y la intención son buenas; incluso hasta podría funcionar. De hecho, querríamos que funcione, o no? Digo, queremos encontrar al asesino, verdad?
Claro que, si funcionara, no sólo encontraríamos a un asesino, sino también a un cretino (otro más). Un cretino que, por unos miseros pesos, es capaz de convertirse en buena persona. Uno capaz de convencerse, por unos pocos pesos, de que hacer el bien no está tan mal.

La culpa no es sólo del chancho, lo sabemos, pero en este caso el que le da de comer está eximido de todo análisis; no así los chanchos.

1 opiniones :

maldita dijo...

me limitaré a decir que estoy muy de acuerdo y dejaré constancia de mis loas (por el texto y el nuevo proyecto) en otra parte...

Por Tres Monedas © 2009
design & code Quite Random