Del trabajo III: del transa quejón

Les reitero que trabajé diez años (más de un tercio de mi vida) enj una empresa multinacional, con todo lo que tienen todas las demás, probablemente exacerbado.

Es muy común que el empleado se queje. Yo no lo invento, ya lo dijo Marx, y seguro muchos otros. El asalariado siempre se queja. Siempre quiere más, siempre está disconforme, siempre en contra del empleador, siempre reclamando.

Yo mismo estuve estos diez años en esta situación, y me quejé, y creí que valía más, y que me explotaban, y que esto y aquello. Y sin embargo, un día me di cuenta que estaba equivocado, y no me quejé más. Al poco tiempo me fui.


Mi teoría es simple, y simplista si se quiere; espero que puedan tomar la esencia, no los detalles ni los casos particulares.

Vos trabajás en un una empresa. Probablemente, cuando vos entraste a la empresa (o bien “el trabajo”) tuviste una entrevista, en la que ellos te dijeron qué querían, y seguramente, qué ofrecían. Y si vos estás ahí ahora, es porque aceptaste.

Pasó el tiempo, y todo lo que te parecía que estaba bien te empezó a parecer poco. Empezaste a pensar que sos importante, que hacés lo que hacés muy bien, que sos muy responsable, que tenés más de una habilidad, que más de una vez les salvaste las papas, que si no fuera por vos, esto o aquello o lo de más allá se iría a la mierda, etc. En una palabra: empezás a pensar que tienen que pagarte más. Muchas veces, a la par de esto, empezás incluso a laburar cada vez menos o peor, enfrascado en la teoría de que si te pagan mal, entonces tu mediocridad está justificada.

Acá (sigo simplificando) tenemos que dividirnos. Para empezar, tenemos que poner en claro que lo mal que te paguen no te da derecho, bajo ningún concepto, a hacer las cosas mal. Porque dos malos no hacen uno bueno, o porque no debés relajarte, o porque la ley va de a partes separadas, o por lo que quieras: no excuses tus mierdas en las de otros. Laburá bien, porque vos sos responsable de qué sí y qué no, no los demás ni el sueldo que te pagan. Y acá vamos al otro punto.

Si la paga es mala (esto es típico de empresas pero está bien relacionado con lo que dije de los docentes) entonces tenés que pensar en irte. La solución a que te paguen mal es que te paguen bien. O que te vayas. O que te jodas. No es nunca, nunca, laburar mal.

Ahora bien, si la paga es mala, vos te querés ir. Tendrías que querer irte, porque nadie quiere laburar para un empleador que paga mal. Si no te querés ir, el problema es tuyo: nadie quiere trabajar para alguien que no valora nuestro esfuerzo.

Ahora, digamos que vos sí te querés ir. Te querés ir de esta empresa, probablemente a otra. No tiene sentido ya negar que vivimos en una sociedad capitalista, y que todo el tiempo transamos con ella. El Che era divino, pero no se parecía en nada ni a vos ni a mí, y no vivía con internet o celular. Perfecto: vivís en una sociedad capitalista, sos parte de ella, y en gran medida, aunque sólo sea porque no podés evitarlo, te gusta.

Entonces, vuelvo, te querés ir. Empezás a buscar laburo, mandás CVs, vas a entrevistas, hacés lo que sea necesario. Pero nadie te llama; nadie te da trabajo. Y es que, capaz, el mercado capitalista para el que trabajás, el mismo del que no te quejás mientras te sirve, decretó que tu trabajo, así seas experto en física cuántica de la chatumá, no vale más que $13 la hora. Es así, lo siento.

Y entonces, capaz que la empresa en la que trabajás, y tanto te hace putear en la cena, te paga lo que el mercado dice que vos valés. El mercado es una mierda, pero como vos transaste mientras te convenía, ahora, nobleza obliga, no queda más que comértela doblada.

En una palabra: dejá de romper las pelotas con vivir quejandote de todo. Andá y hacé algo, cambialo, buscá algo mejor, ganate un lugar mejor, mostrá que valés más. Si no lo lográs, tal vez no signifique que no lo valgas, pero sí que en esta sociedad no vas a lograrlo.



8 opiniones :

Chancha dijo...

Yo estoy buscando y si, me aumenté el sueldo llegando más tarde, subiendo asi el pago por hora. Tambien dejé de esforzarme porque no es que no te lo paguen, sino que no lo reocnocen y la verdad, no vale la pena. Yo me quejo, como todo asalariado, pero no del sueldo, sino de la alienación.

Subjuntivo dijo...

Bueno, eso no está en discusión.

Aunque también es cierto que muchos (¿o todos?) están dispuestos a aceptar la alienación si es por un monto que nos cierre.



"Putos no faltan, lo que faltan son financistas."



S.

gerund dijo...

Mmm, iba a extenderme, pero ya sabe lo que pienso... "no porque a vos te paguen mal (y vos lo permitas) significa que les tengan que pagar a otros".

Fodor Lobson dijo...

Aunque parezca mentira, estoy de acuerdo con Subjuntivo.
¡Chan!
No se acostumbren, tampoco la pavada.

Trabajando mal o llegando tarde, simplemente incumplís con tu parte del trato. Y eso directamente que quita todo derecho a quejarte (sorry, Chancha, es así). Es más, le das la oportunidad a la empresa a amonestarte (por llegar tarde, por hacer mal tu trabajo) y eventualmente a despedirte sin derecho a indemnización alguna.
Porque -repito- estás incumpliendo tu parte del contrato, y la empresa no. Ellos sí cumplen su parte, te pagan el sueldo, que seguramente es una mierda, pero al que vos accediste cuando te contrataron (como bien ha dicho don S.).
Y si lo que te preocupa no es tanto el tema pecuniario, como el reconocimiento a tu trabajo... ¿te parece que laburando mal, sin motivación, sin esfuerzo, va a mejorar la situación?.

Hablo con conocimiento de causa. Yo he estado en un trabajo en el que me sentía mal pagado. Pedí un aumento de sueldo, me dijeron que lamentablemente la empresa no podía darme ese aumento.
Dos meses después presenté mi renuncia. Mirá vos por dónde, entonces me pidieron que lo reconsiderara, que si era un tema de plata lo podíamos arreglar. Y yo me dí el gustazo de decir que no, que eso hubiera servido dos meses atrás, que la empresa había tomado una decisión, y yo había tomado la mía.
Por eso estimad@ emplead@ malpagad@, no te niegues a vos mism@ el placer de mandar a la mierda a esa empresa en la que te sentís subvalorad@. Buscate otro laburo y rajá.

Anónimo dijo...

Felicitaciones Subjuntivo!

Excelente tu post. Me encantó leerlo y excelentes comentarios. Coincido tb con el comenentario de "fodor lobson"

"Por eso estimad@ emplead@ malpagad@, no te niegues a vos mism@ el placer de mandar a la mierda a esa empresa en la que te sentís subvalorad@. Buscate otro laburo y rajá".

Alexandra21

Fender San dijo...

uhm... tengo una sola cuestión con el que va a menos: no perjudiques a nadie más y todo joya. Y menos a mí, que te rompo la salú.

Mire, don Subju, andan queriendo salvarlo

http://meneame.net/story/salvemos-futuro-de-subjuntivo

Subjuntivo dijo...

gerund,
Tiene toda la razón.

Fodor,
Albricias, pegamos una!
Perfecto su detalle.

Alejandra21,
Gracias!

Fender,
Al fin alguien se acuerda de los pobres!
[aunque eso de menéame me suena un poco...er...raro]


S.

Son of Dr. Lobo dijo...

pero dilo macho, dilo

Lo de "menéame" suena a mariconada de cuidado!

Por Tres Monedas © 2009
design & code Quite Random