Die Welle (La ola)

[Spoiler]

La película está muy bien. Realmente muy bien.
Lo que sigue son mi ideas, así ordenadas, como fuere, después de verla.
Si no vieron la película, por favor, no sigan leyendo. No sólo porque no van a entenderlo, o porque ver la película puede perder sentido, sino principalmente porque quisiera que la vean, y sólo después de sacar sus propias conclusiones, lean al respecto.





Torrent


[Spoiler]


Del anarquismo: Mi primera clase sobre anarquismo fue a los trece años. Estuvo a cargo de mi amigo Matías, y los detalles no importan. Sé que si alguna vez lee esto, se va a cagar de risa, o se va a emocionar, o lo que sea; pero sé también que cuando nos juntamos a comer, una vez cada quince meses, nuestros espíritus ulteriormente anaquistas se encuentran. Pero el anarquismo no es pintar una A en las paredes, o tirarse contra la policía, o querer el descontrol total. No, es algo mucho más noble y puro que eso, que algunos desvirtuaron, pero que vale mucho más. Y que no va a triunfar nunca, porque en tal caso, desaparecería. Un espíritu anarquista es una luz, nada más.

De ser professor es muy difícil: Hay muchas cosas, o tal vez todas, que no pueden terminar de comprenderse hasta que uno se ve enfrentado a hacerlas (a enfrentarlas). Todos nos podemos equivocar.
Todos nos podemos equivocar.
Y esto no explica, ni justifica, ni cambia nada. Pero a todos puede pasarnos. Y no a los niveles a los que les pasa a este profe, no, eso es una exageración de película. Sin embargo, tenemos que pensar que, en mayor o menor medida, todo lo que hacemos (todos, pero principalmente los profesores en este caso) tiene consecuencias, y puede salir mal.
Tener en nuestras manos parte del curso de la vida de algunas personas, y saber que, queriendo o sin querer, o como toque, se pueden alterar, es jodido. Y hay que hacerse cargo, y darle para adelante.
Y lo único que vale todo el tiempo, lo único que tal vez pueda salvarnos, es tener motivos para hacer lo que hacemos. Y que los demás no lo entiendan; pero eso no importa. Algunos lo entenderán, y otros no, como siempre. Pero tener un motivo, y darle para adelante; y confiar en que lo que hacemos puede, tal vez, con suerte, en el mejor de los casos, si se alinean los astros, hacerle bien o servirle de algo a alguien.
Y no somos tampoco responsables del todo de todos.
Que se caguen el análisis sintáctico y la regla de tres simple: ayudemos a la gente a pensar, que es lo único que nos queda (si es que todavía nos queda).

Estar en contra de "la ola" es siempre muy difícil: Y sea esta o cualquier otra ola. Oponerse a una corriente, a un mar de personas, es siempre difícil. Pero no hay que aflojar. El primer enemigo es siempre uno. Enfrentémonos a nosotros mismos, y después, al mundo. Y aguantemos las adversidades, porque tenemos, digamos, una convicción; y sabemosl, o creemoes saber, qué está bien y qué está mal. La masa siempre va a oponerse; pero eso, lejos de ser un obstáculo, debe ser un incentivo. Si sabemos lo que queremos, y lo creemos justo, pongamos el pecho.
El que quiera dirigir la orquesta, deberá darle la espalada al público.
Es el mismo fuego que derrite la manteca el que endurece al huevo.

De los adolescentes: No son estúpidos, ni malos, ni nada de eso. Todo eso viene después. Porque nosotros, los "adultos", fallamos. Nunca se tire nadie contra un chico o un adolescente: son sólo reflejos, de los más fiel, de nosotros mismos. Si son como son, será que somos como somos. Terminemos con ese discurso de que "ahora los chicos vienen..." Los chicos no vienen, nosotros los traemos.
Y no sólo los traemos, también los criamos. Y mucho más.

Están por todos lados: No sólo queda claro que es muy fácil crear fachos, sobre todo en el cuerpo de los pobres infelices y abandonados, sino también en las mentes de los tontos y de los que tienen miedo, y de los que nosotros mismos condenamos a la nada, al vacío, que estas estúpidas ideaoloogías terminan llenando fácilmente; sino también queda claro que están por todos lados.
Están por todos lados.
No pasa un sólo día sin que me tope con alguno. Aunque, claro, puede que yo sea un paranoico que los ve por todos lados.
Están por todos lados.
Salen en las noticias, están en la cancha, en el colectivo, en la escuela, son profesores, son alumnos, son taxistas, o diputados, o abogados, o médicos, o venden estampitas, o exportan materias primas, o son el último peldaño de la escala social, o amasna millones. No importa, están por todos lados, aunque a veces no puedan dejarse ver tan abiertamente.
Aprendan a cuidarse, y aprendan también a enseñarle a los demás a cuidarse, y a no parecerse.

La gente es pelotuda: Y aunque mr rompa las pelotas a diario, en el fondo me da mucha lástima. Porque nos prefieren así, y así nos hacen, y muchos, por comodidad o por indefensos, se dejan. Y vivimos en un mundo de idiotas, porque entre el pan y el circo no nos dejan pensar, y los dejamos que no nos dejen pensar, y terminarmos pelotudos mirándole el culo a la modelo de turno, o la cámara oculta, o complete usted con su anestesia preferida.
Pero no basta con ver que somos pelotudos, o que los demás lo son, o: no, hay que hacer algo. No cambiemos al mundo, pero tratemos, al menos (nótese que ¿poco? que pido) de cambiar nosotros.

De las armas: Porque parece que hay todo un tema con la tenencia de armas. Pero, ¿no será que la tenencia de armas es sólo un síntoma de otra cosa? ¿No tendríamos que ir al problem, más que al síntoma? Las armas son una cagada. Pero las inventamos nosotros (me incluyo, porque excluírme sería muy fácil, y contradictorio con los puntos anteriores, y no llevaría a nada, ¿me siguen?). Si las inventamos, ¿no podemos terminar con ellas? Es fácil echarle ala culpa a otros, o hablar de la segunda enmienda, pero ahí no acaba el asunto...

De la "igualdad": si todo esto pudo (o podría, porque después de todo esto es sólo una película) un professor de facultad, ¿de que sería posible alguien que tratara con gente que a duras penas puede comer?
Digo, porque después es fácil hablar de igualdad al opinar sobre las leyes, como si realmente las mismas aplicaran a gentes que, independientemente de las leyes, son realmente iguales. Vos, ¿comés todos los días, y dormís tapado?




Ojalá a uno odos esto les permita pensar algo nuevo, incluso a mercer de los tantos que desecharán el post en las primeras cuatro líneas, para que puedan ellos, a su vez, transmitir alguna idea fresca a otros dos o tres, y así...



 PD: Al parecer, esta es una remake de una que se hizo para TV en 1981 
(o eso dice alguna gente en algunos lugares. Yo sólo vi esta, la del 2008.)

10 opiniones :

Josi dijo...

justo iba a chequear si no era una remake
yo vi la original hace miles de años.
apuesto a que esta ers mucho mas peligrosa(?) y violenta.

Subjuntivo dijo...

Calculo que sí, pero no innecesariamente. Está "aggiornada".
(Que palabra de mierda)

Fender Gebiet dijo...

Mayormente de acuerdo con usted. La película está bien, pero suelen molestarme las moralejas y es lo malo (sobre todo) del final.

Orwell y Huxley a la cabeza de una somera lista de lecturas que aún puedo mencionar sin sonrojarme me introdujeron tempranamente en el tema y me parecen que han dicho casi todo usando la ficción (y no tanto, "Homenaje a Cataluña" es una crónica) como herramienta sobre los fascismos, incluso los utópicos.

Subjuntivo dijo...

Sí, es probable que todo ya se haya hecho, como en todos los ámbitos...

A mí la "moraleja" del final me pareció medida, nada exagerado, nada joligú.

María dijo...

Tengo una imagen difusa de una versión anterior, con la explicación del caso( el profesor les mostraba lo que había hecho Hitler, ya ahí todos caían)
Pero no se si es un recuerdo real o implantado.
De todas maneras, en Die Welle (basada en la experiencia de la universidad de Palo Alto, bla, bla,bla...) hay cosas que me impactaron. Y una es esa de la que hablás: la responsabilidad de ser profesor.
Enseñar a pensar es tan difícil como hacerlo.
Muy buen análisis!

Subjuntivo dijo...

Gracias María!

S.

gerund dijo...

Bueno, lo sé, tarde, pero recién vi la peli. Antes de empezar con el análisis, estoy de acuerdo con esas cosas propias del "hay que vender" que le roban mucho a la peli. No era necesario el final. Ya había sido absolutamente contundente y necesario lo que había pasado antes. Pero no, la mentalidad de que a la masa hay que darle la comida pre digerida hace que al final este el toque de remarar para que quede bien bien claro que está mal. No sea cosa que alguien se quede con la duda.

De ser profesor (la doble s es intencional?) puedo agregar poco, y estoy bastante de acuerdo con lo expuesto, pero en relación con la película voy a volver a dos temas: es cierto que uno puede equivocarse como cualquier otro y también es cierto que las acciones tienen consecuencias, y en el caso de ser profesor, esa combinación se vuelve por demás delicada. Por eso me llamó la atención cómo en la película estaba remarcado el caso del chico y cómo el profesor no se da cuenta. Algo no me cierra, desde la ficción.

gerund dijo...

De los adolescentes, estoy muy de acuerdo. De los adolescentes y de los niños, no podemos decir nada sin decirlo, a la vez, de nosotros mismos, dos veces. Y, en relación con lo que expone la película, me parece que marca bastante la necesidad de contención. Nunca sé hasta que punto hay algo un poco desvirtuado en los términos "disciplina"-autoridad-contención, me parece que desde que se puso el foco de la noticia en los adolescentes, todo el mundo tiene algo que decir, todos tienen la posta, todos dan cátedra o recetas. Y volvemos a lo mismo, todos uieren opinar, pero nadie quiere hacer nada, todos hablan de ellos, pero nadie habla con ellos (sé que eso es también un lugar común, pero no deja de ser cierto), etc...

De los fachos, en realidad, salpiqué un poco de opiniones, y perdón si mis comentarios están medio desarmados, es que yo también acabo de ver la peli, y todavía etsoy organizando mis ideas. De los fachos es lo más interesante que muestra la peli, y lo mejor de todo es que no sólo tiene que ver con que la gente sea pelotuda, tenga hambre, sea pobre, tota o tenga miedo. Caen también los inteligentes, los piolas. Todos podemos ser seducidos por el discurso del fascismo. Porque, justamente, la idea es encontar alguna fragilidad. En este caso hubo varias, pero me parece que la más fuerte era la necesidad de grupo, de sentirse contenido, de estar en comunidad. Y el tonto, el canchero, el piola, el copado, el deportista, el drogón, el pobre, el que siempre había sido marginado, etc., cayeron. Probablemente de manera inconsciente, el profesor encontró la fragilidad que tenía ese grupo, y les dio una manera de no sentirla. Y así es como actúa el fascismo.

Digo todo esto porque es muy fácil poner a los otros en el lugar de los que pueden caer. Pero ser conscientes de que esa debilidad está también en nosotros, nos pone en un lugar de crítica que nos puede servir para defendernos.

Otra cosa interesante, también relacionada con esto, es la seducción del poder. En la película está mostrad de manera un poco burda, pero igual esmuy interesante ver cómo el profesor va perdiendo de vista los límites a medida que va aumentando su poder.

gerund dijo...

Finalmente, de la "igualdad", se da algo muy interesante (ah, por favor, un diccionario de sinónimos aquí!), porque por un lado hay una busqueda de igualdad y al mismo tiempo, una de la individualidad. Mucha gente se llena la boca habla del "ser todos iguales" y cosas así. Me pregunto si realmente entienden lo que están diciendo (volvemos a la crítica y la autocrítica).

La declaración universal de los derechos humanos dice, muy inteligentemente: "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos". No es una igualdad de cualquier tipo. Es una igualdad legal, que como cualquier otra legalida conlleva obligaciones. Pero esa igualdad incluye una individualidad. Así como somos todos humanos, algunos son hombre, otros mujeres, algunos chicos, otros ancianos, y no voy a seguir porque creo que está claro. Me parece que cuando se saca la pancarta de la igualdad, muchas veces es por buenas causas, pero muchas otras es... simplemente por decir palabras.

gerund dijo...

Perdón por los tres comentarios, blogger no me deja hacer uno largo... En fin, no sé si quedó claro algo de lo que dije, pero bueno, me colgué del post y me puse a soltar ideas post película.

Bueno, campeón, gracia' por el espacio, no' vemo'.

Por Tres Monedas © 2009
design & code Quite Random